6 sept. 2008

Ella y sólo ella

Gritos, jadeos, imprecaciones, forman una "sustancia silenciosa". La de este subsuelo es maléfica. Sentada en su trono, la condesa mira torturar y oye gritar. Sus viejas y horribles sirvientas son figuras silenciosas que traen fuego, cuchillos, agujas, atizadores; que torturan muchachas, que luego entierran. Como el atizador o los cuchillos, esas viejas son instrumentos de una posesión. Esta sombría ceremonia tiene una sola espectadora silenciosa.


Y yo te voy a dedicar mil entradas. Y yo te voy a admirar siempre. Y si tú estabas loca, yo estoy tan loca como tú. Bathory, lo eres todo.